Nuestro trabajo comienza cuando el cliente nos expone su caso. Desde ese momento, de manera gratuita y sin compromiso le asesoramos y le sugerimos la vía de investigación más adecuada y eficiente teniendo en cuenta los aspectos legales y el objeto de la investigación.

Si contrata nuestros servicios, el cliente deberá aportarnos todos los datos y detalles sobre la situación o persona a investigar para analizar con detalle las circunstancias del caso y elaborar un plan de actuación.

Antes de iniciar cualquier investigación, se formaliza un contrato confidencial de prestación de servicios que garantiza nuestra actuación dentro de la legalidad y se designan a los profesionales y los recursos idóneos en función de la materia objeto de investigación.

Durante la realización de la investigación mantenemos una permanente comunicación con nuestros clientes para que estén informados de la trayectoria y el estado de la misma.

Finalizada la investigación se confecciona un informe escrito en el que se recogen los documentos, averiguaciones, fotografías, vídeos y demás datos obtenidos durante la misma.

Junto con el cliente se planifican actuaciones judiciales o de otro tipo y se ofrece nuestra experiencia en el asesoramiento a nuestros clientes.

En el caso de que nuestros clientes presenten nuestro informe en un juicio como prueba, nuestros profesionales se personan en el juicio con el fin de ratificar su contenido.